fbpx
  • Inicio
  • ¿Cómo puedo mejorar la usabilidad y la UX de mi web?

¿Cómo puedo mejorar la usabilidad y la UX de mi web?

A menudo, escuchamos o leemos conceptos como usabilidad o experiencia de usuario (UX) y no sabemos muy bien cómo se aplica a nuestra web ni cómo puede afectar a otros factores como el posicionamiento SEO de nuestra página o la imagen de marca.

En este artículo intentaremos aproximarte a la idea de usabilidad y qué valores has de tener en cuenta para mejorarla en tu web.

¿Qué es la usabilidad web y como afecta a la experiencia del usuario (UX)?

La palabra “usabilidad” no aparece en el diccionario de la RAE dado que es un término acuñado para el uso digital casi en su totalidad. Sin embargo, sí que podemos referirnos al verbo “usar” para desgranar su significado. Este verbo, entre otras muchas acepciones, cuenta con la definición de “hacer servir una cosa para algo” que nos hace deducir que “usabilidad” es un sustantivo que hace referencia a la cualidad de que un objeto nos sirva para un fin.

Aplicado al mundo digital, la usabilidad nos indica la cualidad que tiene una página web o programa informático para hacer llegar al usuario hasta su objetivo final de la forma más sencilla e intuitiva posible. O dicho de un modo más simple: la sencillez de manejo que presenta un website o programa informático para el usuario final.

Esto, además, está ligado intrínsecamente con la “experiencia del usuario” (UX) es decir, el conjunto de variables en un site que hacen agradable y fructífera la visita de un usuario a nuestra web. Cuanto más sencillo sea el manejo más posibilidades existirán de que este llegue a su objetivo final y, por lo tanto, nuestra página tenga éxito conversivo.

¿Qué podemos hacer para mejorar o testear nuestra usabilidad?

Lo primero es replantearse si la web ofrece los contenidos adecuados no solo para los usuarios sino también para los buscadores, es decir, la estructura de la misma. Para ello deberemos hacernos algunas preguntas como si el contenido es el adecuado, la estructura es sencilla o si la curva de aprendizaje del usuario es demasiado elevada.

Lo más sencillo para responder estas preguntas es hacer varios testeos reales. Pero si no tenemos esa oportunidad, siempre recomendamos revisar algunos puntos básicos:

La estructura:

Una web bien estructurada no solo favorecerá que el usuario encuentre lo que busca de manera lógica, sino que reducirá el aprendizaje del mismo para moverse por el site. Además, una estructura delimitada y clara ayudará a los robots de los buscadores a leer el contenido de manera rápida, favoreciendo la presencia de la web en los resultados de búsqueda. Hay que tener en cuenta que, en algunos casos, esta estructura deberá simplificarse, aún más, para dispositivos móviles donde la navegación necesita ser más directa.

En esta estructura, por supuesto, influye una ordenación el contenido de manera lógica, por ejemplo, si nos dedicamos a la venta de zapatos organizaremos el contenido por categorías como hombre, mujer, niño, niña, bebé, accesorios, complementos, y dentro de ellos habrá subcategorías similares a botines, botas, sandalias, etc. De esta manera favorecemos que el usuario, en pocos clics llegue hasta el producto que desea y que realice la compra. Es importante tener en cuenta que el sistema de compra tiene que ser sencillo y contar con una disposición clara de productos.

De igual forma si nuestra empresa está dedicada al sector servicios, ofreceremos la información con la misma premisa: que el usuario necesite hacer pocos clics para llegar a la información que necesita.

La navegación:

Al igual que la estructura, deberá ser lógica y usable desde cualquier dispositivo, ya sea PC, Tablet o móvil y desde cualquier navegador. Un menú bien organizado y que no distraiga al usuario pero que sí “esté presente” hará que la curva de aprendizaje de utilización de la web del usuario sea más corta y, por tanto, generaremos una satisfacción en el mismo.

Por supuesto, existen “protocolos” o “convencionalismos” que funcionan y que se han convertido que el usuario espera encontrarse de esa manera. Nos referimos, por ejemplo, a los siguientes puntos, entre otros:

  • El logo de la página redirige a la home desde cualquier punto de la web.
  • Los breadcrumbs o migas de pan siempre son buenos aliados ya que facilitan la vuelta del usuario a la sección original y le ubican dentro del site.
  • Los botones de aceptar o cancelar siempre se colocarán igual (“aceptar” a la derecha y “cancelar” a la izquierda) y guardarán la misma estética en toda la web.
  • Se intentará mantener la misma línea de diseño de botones y disposición de los textos a fin de proporcionar una navegación intuitiva al usuario. Se respetarán los códigos de color establecidos para los diversos elementos en toda la página.
  • Al contrario que lo que sucede cuando leemos un libro, las webs tienen un patrón de lectura con forma de “F” tendremos que tener esto en cuenta para colocar los elementos más importantes de acuerdo a este patrón de lectura.
  • Intentaremos, en la medida de lo posible, ahorrar pasos al usuario, de tal manera que lo que quiera encontrar lo haga en los menos clics posibles.
  • Un punto clave es favorecer elementos de navegación interna de la página y evitaremos que se generen errores 404. Si estos se generasen, intentaremos tener una página de error amigable y que redireccione al usuario hacia otras partes de la web.
  • Evitaremos, en la medida de lo posible, saturar al usuario con multitud de pop-ups no relevantes.
  • En cuanto a los enlaces, intentaremos que los enlaces que no sean a nuestra propia web siempre se abran en una pestaña nueva, para no generar salidas (o abandonos) de la web a través de ellos.

La velocidad:

Por defecto, siempre intentaremos que nuestra web cargue de la manera más rápida posible y más aún si hablamos de usabilidad. Esto evitará que el usuario tenga que esperar en exceso para consultar los contenidos o realizar procesos dentro de ella. Una espera larga ante cualquier acción que se quiera llevar a cabo en la web puede provocar que el usuario no solo abandone la web, sino que no la tenga de referencia a la hora de volver a necesitar de nuestros productos o servicios.

La adaptabilidad:

Hace unos años, con la irrupción de los dispositivos móviles en nuestras tareas diarias (incluso profesionales) este aspecto de una web a estos se hace primordial. Siempre que una web se adapte a cualquier dispositivo va a favorecer que no existan errores móviles en ella y, por tanto, sea usable desde cualquier móvil, tableta o formato de pantalla de nuestro ordenador (versión escritorio).

Para ello, tenemos que favorecer que, sin importar el formato o el navegador, la navegabilidad sea sencilla (como hemos indicado, en algunos casos se necesitará simplificar la estructura para móvil) y el tiempo de aprendizaje reducido, de esta manera, haremos que el usuario no solo encuentre la información, sino que, además, recuerde la experiencia en nuestra página como positiva. Permanecerá más tiempo en la página y recordará nuestra marca para recurrir a ella ante una necesidad similar. Se convertirá por tanto en un cliente habitual.

Adecuación del lenguaje:

Tenemos que fijarnos en nuestro público objetivo ¿es un usuario final? ¿Son técnicos del sector? Y, de acuerdo a esto, deberemos adaptar el lenguaje de la página para que el usuario al que nos dirigimos comprenda la información. De nada sirve contar con los mejores equipos de ingeniería para un usuario final, si este no va a comprender las especificaciones que ofrecen ni cómo se adaptan a su necesidad. Si un usuario encuentra un lenguaje demasiado técnico abandonará la página para encontrar alguna que explique mejor lo que busca. Y, al contrario, si el usuario es un profesional del sector y encuentra un lenguaje demasiado llano, puede que no le inspire confianza suficiente.

En definitiva, la usabilidad se basa en aspectos técnicos y de contenido lo que harán que, si nos atenemos a ella, nuestra página quede impecable técnicamente para los buscadores y estéticamente para los usuarios.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Quizá quieras leer:

¿Sabes cuál es el CMS más usado del mundo?

 ¿Web tradicional o Web One Page? ¡Resolvemos el dilema!

 Te descubrimos los errores http más frecuentes

 Otros artículos sobre Marketing Digital

 

desarrollo diseño webdesarrollo web profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

agencia marketing online

Gacelaweb es una Agencia de Marketing Digital en Madrid especializada en Diseño y Desarrollo de Páginas Web, así como de Posicionamiento SEO y Campañas SEM, Marketing Online, planes de Social Media, Dominios, Hosting y Soporte Web.

Si tienes alguna idea, algún proyecto o alguna consulta, no dudes en contactar con nosotros:

Teléfono: 916059509
Email: info@gacelaweb.com
Dirección: Calle La Granja,  Alcobendas (Madrid)